Directora ejecutiva de ONG Canales
Claudia Paredes. Directora ejecutiva de ONG Canales

La Iniciativa de Norma Popular de Acción Colectiva por la Educación, organización de la que ONG Canales forma parte junto a otras 20 instituciones de la sociedad civil, superó las 15 mil firmas necesarias para ser considerada en la discusión de la redacción final de la Nueva Constitución chilena.

El articulado representa la voz de más de 7.800 personas de comunidades educativas de todo el país: niños y niñas desde los dos años hasta estudiantes de enseñanza media, docentes, asistentes de la educación, equipos directivos, apoderados y sostenedores que aspiran a una educación de calidad, libre, inclusiva, equitativa, gratuita y diversa; que incluya una perspectiva de género, una visión democrática, pertinencia territorial, cultural, lingüística y respeto por el medio ambiente. 

Estamos muy contentos por haber logrado el apoyo de la ciudadanía y mientras ponemos a la educación en el centro de la discusión cabe preguntarse, ¿dónde queda la Educación Técnica en este discurso?

En los países que tanto nos gusta mirar cuando aspiramos a imitar un sistema educativo mejor, la Educación Técnica se lleva un gran reconocimiento social con apoyo de los Estados y una gran complicidad de las industrias. Esto, porque estos países han entendido que la inversión es a largo plazo y que sólo articulando la escuela con las industrias desde la formación temprana se puede proyectar un desarrollo a gran escala con impacto territorial y centrado en el bienestar de las personas.

Hoy nuestro país cuenta con una política pública del Ministerio de Educación llamada Futuro Técnico que busca vincular a los diferentes actores involucrados. Y el desafío de ONG Canales es, precisamente, contribuir a que las empresas y gremios comprendan que son parte activa de un mejor sistema educativo.

Con su involucramiento activo podemos desde mejorar la pertinencia de los planes de estudio a comprender qué buscan las y los jóvenes que serán los técnicos del futuro. Esto no es beneficencia, sino pura responsabilidad para con el desarrollo de nuestros territorios y nuestro país. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.